Hoy es un buen día para perfeccionar el amor en la presencia de Dios.

En primer lugar, quiero disculparme por no haber publicado cuando debía. A pesar que tenía el estudio preparado, debido a las vacaciones de semana santa, tuve a mi hija en casa, y realmente no tuve ni un momento como para poder sentarme a hacer los ajustes necesarios y publicar. Con mi pequeña en casa, disfrute el poder estar sana y compartir con ella cosas únicas, como jugar en la alberca, volar una cometa, salir solas de paseo… También necesitaba pasar un tiempo a solas con Dios, estando en íntima comunión con mi Padre Celesgial. Intenté compartir algunas publicaciones breves en la página de facebook. La cual encontrarás con mi nombre. Dios me dio la oportunidad de compartir unos estudios en el grupo de mujeres de mi iglesia (Calvary Chapel Mérida). Lo cual fue un enorme privilegio y una respuesta de oración…

Pero ahora ya volví a la normalidad… Aclarado esto, empecemos con el estudio.

Hoy es un buen día para perfeccionar el amor en la presencia de Dios porque, ya hemos visto cuánto nos ama Dios, hemos sido confrontados para responder al amor de Dios. Y ahora somos animados para ser perfeccionados en amor. Esto es a crecer y madurar en el amor de Dios.
La palabra clave de esta sección es perfeccionar. La cual lleva en sí la idea de madurez y plenitud. Un creyente no sólo tiene que crecer en gracia y conocimiento (2 Pedro 3:18), sino también en su amor para con el Padre. Esto lo hace en respuesta al amor del Padre para con él.

“En otras palabras, la vida cristiana tiene que ser una experiencia diaria de crecimiento en el amor de Dios. Involucra el hecho de que el creyente llega a conocer mucho más profundamente a su Padre celestial a medida que va creciendo en amor.” 

Somos perfeccionados en su amor:
• Guardando su palabra. Esto implica leerla, memorizarla, meditarla, tenerla presente en cada instante, y obedecerla.
“pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él.” 1 Juan 2:5

• Amándonos unos a los otros. “ Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.” 1 Juan 4:12

• Teniendo confianza. Ya no acercándonos a Dios con miedo, sino con un temor reverente. Como lo ilustra el comentarista Warren Wiersbe, “Como un hijo que se acerca a su padre, a quien respeta. Y no como un prisionero que tiembla ante un juez.”

“En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo”. 1 Juan 4:17

• Echando fuera el temor. Debemos entender que si Dios nos amó, siendo pecadores e imperfectos cuánto más nos amará ahora que somos sus hijos. Cuando entendemos que Dios nos ama podemos confiar en sus promesas y aferrarnos a ellas para enfrentar cualquier situación del pasado, del presente y del fututo.
El comentarista Edward A. McDowell dice que el punto de vista de Juan en cuanto al amor y el temor está psicológicamente acertado. El temor paraliza y debilita las fuerzas humanas porque separa a los individuos, creando una atmósfera de sospecha y violencia; hasta causa enfermedades mentales. El amor promueve respeto y aceptación, ayudando a vivir pacíficamente. El amor madura a las personas mientras que el temor impide el crecimiento. El amor no ha sido perfeccionado hasta que no se haya echado fuera el temor.
Te sientes paralizado, débil, aislado; tal vez es tiempo que empieces a acercarte más a Dios y ser perfeccionado en su amor.

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor”. 1 Juan 4:18

Cuando guardamos la palabra de Dios, nuestro corazón es transformado y podemos amar como Dios ama. Entonces podemos mostrar amor a quienes nos rodean. Podemos estar confiados y echar fuera el temor, porque nos acercamos cada vez más a Dios. Por tanto, manifestaremos un amor maduro que proviene de una relación intima con Dios y del conocimiento de su palabra.

Hoy es un buen día para perfeccionar el amor en presencia de Dios, un privilegio y una responsabilidad de todo hijo de Dios.

Es mi deseo y oración que este estudio sea de bendición para tu vida y cada día puedas acercarte más a Dios a pesar de las circunstancias que estés atravesando, sabiendo que tenemos la promesa de Dios…

“ Ahora bien, sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito. 29 Porque a los que Dios conoció de antemano, también los predestinó a ser transformados según la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.”
Romanos 8:28-29 (NVI)

Si te gusto esta publicación no olvides suscribirte al blog invlesando tu mail en la columna derecha de tu pantalla. También me gustaría mucho recibir tus comentarios…

Que el Señor te bendiga ricamente

Anuncios