Hoy es un buen día para enfocar la navidad en presencia de Dios.

En estas fechas se habla mucho del amor, la paz, del espíritu navideño. Sin embargo, creo que muy pocos son los que relacionan estas fechas con Dios.

Durante mi infancia y parte de la adolescencia asociaba la navidad con pasar tiempo con la familia, tirar pirotecnia y recibir regalos. Creo que no fue hasta después de mis 12 años que relacione la navidad con el nacimiento del Señor Jesús y lo que esto significó para la humanidad. Para mí estas fechas no significaban nada. Pero eso cambio…

Para que ese cambio ocurriera primero tuve que conocer el amor tan grande que Dios sentía por mí.

Todavía recuerdo aquella tarde de sábado cuando entendí que Dios me amaba, a pesar de todas mis imperfecciones, mis faltas y mis pecados. Que me amó tanto que envió a su Hijo al mundo para que yo pudiera alcanzar el perdón de pecados y la vida eterna.

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna”. Juan 3:16

“Dios nos dio muestras de su amor al enviar al mundo a Jesús, su único Hijo, para que por medio de él todos nosotros tengamos vida eterna. El verdadero amor no consiste en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó y envió a su Hijo, para que nosotros fuéramos perdonados por medio de su sacrificio”. 1 Juan 4:9-10 (TLA)

Muchos olvidan que Jesús siendo Dios, estando a la diestra del Padre. Con toda la gloria, teniendo a legiones de ángeles que le adoraban, se despojó a si mismo, y vino al mundo y en el más humilde lugar, junto animales, en aquel pesebre, él nació con un propósito definido, salvar al hombre pecador.

Para el Padre, significó entregar a su hijo. Para el Hijo, implicó no solo despojarse de su gloria, sino llevar el castigo que tú y yo merecíamos por nuestros pecados. La única razón para tan grande sacrificio. Fue su amor por cada uno de nosotros.

En estas fechas te animo a que te tomes un tiempo para recordar el verdadero significado de la navidad. Dios buscando salvar al pecador entregó a su Hijo para que por medio de él tuvieses vida eterna.

Que con gran alegría recuerdes las palabras que los ángeles anunciaron a los pastores en belén…
“… porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor”. Lucas 2:10-11

Que en estas fiestas puedas dar gracias a Dios por su amor, por su entrega, por su sacrificio, y porque por medio de Jesús podemos hallar perdón de pecados y vida eterna.

Hoy es un buen día para que empieces a enfocar tu navidad en presencia de Dios, dándole el verdadero significado.

Si aún no conoces a Cristo como tu Salvador personal te animo a que puedas tomar un tiempo en este día para hacerlo. Pues por ti Jesús nació.

Que el Señor te bendiga ricamente y te deseo una muy feliz navidad.

Anuncios