Hoy es un buen día para enfrentar el sufrimiento en presencia de Dios

Como ustedes sabrán Dios me ha permitido pasar por varios momentos de sufrimiento a lo largo de mi vida. He experimentado perdidas, separaciones de personas muy queridas, dolores físicos, decepciones, escaces en lo económico, etc. Al igual que muchas otras personas. Pero a lo largo de este recorrido Dios me ha enseñado algunas bases bíblicas fundamentales para resistir cuando el sufrimiento toca a mi puerta.

Y es de este tema que estaremos tratando en las siguientes publicaciones.

Hace unas semanas me tocó enseñar a las mujeres de mi iglesia, y Dios puso en mi corazón el poder compartir este estudio personal con ellas. Pero también con ustedes. Puesto que cada uno de nosotros, sin excepción, hemos experimentado algún tipo de sufrimiento. El cual puede ser físico, emocional o mental. Puede ser permanente o pasajero. Puede ser muy profundo o superficial. Pero sea cuál sea tu situación, todos debemos saber cuál es la manera correcta de enfrentarlo.

En primer lugar analicemos para qué Dios permite el sufrimiento en nuestra vida.

1. Para disciplinarnos, a causa de mi pecado contra Dios.
“Mientras no te confesé mi pecado, las fuerzas se me fueron acabando de tanto llorar. Me castigabas día y noche, y fui perdiendo fuerzas, como una flor que se marchita bajo el calor del sol.” Salmo 32:3-4

El pecado nos destruye, nos separa de Dios, nos corroe, nos enferma, nos aflige y nos lastima.

Pero Dios que nos ama nos enseña que debemos confesar a él nuestros pecados.
“Pero te confesé mi pecado, y no oculté mi maldad. Me decidí a reconocer que había sido rebelde contigo, y tú, mi Dios, me perdonaste.” Salmo 32:5

Recuerda que la confesión sincera es medicina para el alma abatida.

2. Para moldearnos a la imagen de Cristo

El sufrimiento:
– Nos quebranta para que nos acerquemos a Dios.

“Estuvo bien que me hicieras sufrir porque así entendí tus enseñanzas.” Salmo 119.71

También Job dice lo siguiente después de haber enfrentado la perdida de todos sus hijos, de perder todas sus posesiones, de padecer una enfermedad terrible y soportar a su esposa y amigos que lejos de ser de ayuda le causaban más pesar: “De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.” Job 42:5

El sufrimiento nos permite conocer a Dios más íntimamente.

– Nos permite madurar.

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Mas tenga la paciencia su obra completa, para que seáis perfectos y cabales, sin que os falte cosa alguna.” Santiago 1:2-4

Somos perfeccionados por medio del sufrimiento.

– Nos humilla para que no seamos soberbios, sino dependientes de Dios.

Pablo escribe, “ Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne,… para que no me enaltezca sobremanera; respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí. Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.”

Este punto me fascina, Dios me ha enseñado tanto a depender de él en medio de mi dolor y discapacidad, que de ninguna otra forma podría haberlo aprendido. He podido observarme a mi misma y ver mi fragilidad, pero gloria a Dios porque él me fortalece.

– Para poner la mirada en lo eterno.

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.” Romanos 8:18

Santiago 1.12 dice, “ Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman.”

No te ha pasado estar tan cómodo que olvidas pensar en lo maravilloso que será el cielo. Cuando atravesamos el valle de sombra de muerte en lo único que pensamos es en lo eterno…

“Debemos recordar que Dios no se goza en el sufrimiento, sino que lo permite para refinar nuestra fe, desarrollar el carácter de Cristo en nuestra vida, y para traer gloria así mismo.” June hunt

“En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,”1 pedro 1.6-7

Sin dudas, cuando enfrentamos el sufrimiento de la manera que Dios tiene en mente podemos encontrar un sentido y una esperanza.

En las próximas semanas seguiremos desarrollando este tema. Te animo a que examines tu vida. Si te encuentras sufriendo espero que puedas ver los beneficios en medio del dolor. Si tú no estás pasando hoy por momentos difíciles, recuerda que Dios puede usarte para animar a otros con estas palabras o para prepararte para lo que vendrá.

Es mi deseo y oración que esta serie de estudios sobre el sufrimiento sea de ánimo y bendición para tu vida.

Recuerda que hoy es un buen día para enfrentar el sufrimiento en presencia de Dios.

Que el Señor te bendiga ricamente.

Si ha sido de bendición para tu vida te animo a compartir esta publicación y a dejar un comentario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s